Curso “Casi todo en Diexismo”: El Informe de Recepción – Radio Nederland

Informes de Recepción

Por Jim Vastenhoud

Cuando un diexista escucha una emisora puede ser que lo haga porque le atraiga el programa, pero lo más probable es que esté interesado en los aspectos técnicos de la “captura”. En este último caso, deseará informar los resultados y es de esperar que su molestia sea recompensada por una declaración oficial de la emisora considerada, confirmándole que indudablemente ha logrado escucharla. Tal verificación de recepción suele llamarse QSL. Esta combinación de tres letras es una de las muchas que constituyen el llamado código Q que fue compilado como resultado de un acuerdo para acortar la duración del tráfico telegráfico mediante el uso de ciertas abreviaturas para las preguntas y respuestas usuales en las comunicaciones del tipo normal. La sigla QSL, que significa: ¿Puede darme acuse de recibo?” o “Le doy acuse de recibo”, es la confirmación o verificación que el diexista puede solicitar cuando informa a la estación. Con objeto de cumplimentarlo, la estación querrá datos correctos respecto a la recepción. El suministro de estos datos recibe el nombre de informe de recepción.

Y ahora, ¿qué es lo que tenemos que informar a una estación con objeto de obtener su tarjeta QSL? La respuesta es bien sencilla: “Aquellos datos que permiten a la estación comprobarlo por medio de su propio registro, con objeto de verificar que su informe fue correcto”. Algunas estaciones verifican sin comprobación, pero una tarjeta o carta de verificación enviada a base de datos insuficientes o incorrectos, carece de valor. Por otra parte, algunas estaciones no verifican en absoluto. Puede ser que tengan demasiadas frecuencias en paralelo o varios puntos repetidores que transportan el mismo programa o cualquier otra razón y les es difícil realizar tal verificación. Sin embargo, éstos son casos aislados, por lo que suponemos que en 9 de cada 10 casos usted no habrá malgastado sus sellos de correo.

En primer lugar, la estación necesitará la frecuencia que usted ha escuchado y aquí tocamos un punto difícil, porque no todo el mundo es capaz de leer la frecuencia exacta directamente en el dial de su aparato. Las estaciones lo saben y suelen introducir repetidos anuncios en sus programas tan a menudo como lo permite el tiempo. Si no pudiera captar esta información puede que le sea imposible facilitar la frecuencia exacta y algunas estaciones consideran este como algo no merecedor de una QSL.

Ya volveremos sobre este punto más adelante en el curso.

Lo que sí puede determinar, sin embargo, es la banda de frecuencias en que opera la estación y aproximadamente, qué frecuencia emplea. En segundo lugar la estación desea conocer la hora de emisión, para lo cual le recomendamos que use la hora del Meridiano de Greenwich (GMT), definido más propiamente hoy día como “Tiempo Universal Coordinado” (UTC, Coordinated Universal Time), o la hora local de la estación. Este puede determinarse sirviéndose de una carta horaria mundial.

Un tercer particular en que está interesada la estación, es la fecha de la emisión y en cuarto lugar, detalles del programa. Por último, deberá incluirse una indicación de la calidad de la recepción y a este efecto se dispone de varios códigos cifrados (explicados en la lección siguiente). Sírvase recordar que debe solicitarse una QSL. Si no la pide,
¡seguramente tampoco lo recibirá!

Cuando se trate de una captación “rara”, algunos datos complementarios resultarán interesantes para la emisora, tales como: detalles sobre el receptor que usted tiene, margen del dial en que sintonizó la emisora, clase del receptor (sencillo, de clase media, de clase superior doméstica o del tipo para comunicaciones), y muy importantes son los datos acerca de su antena. Además puede incluir su impresión general sobre las condiciones de propagación reinantes en el momento de la audición. Esta información es de gran ayuda, sin embargo, trate – en lo posible – de ser breve y conciso. Son muchas las cartas que llegan a los distintos departamentos y despachos del personal de programas y secretariado, los que sólo tienen un limitado interés por los detalles técnicos.

Quedan todavía algunos puntos relacionados con el informe, los cuales adquieren valor a medida que su colección de tarjetas QSL vaya creciendo y la elección de emisoras sea cada vez más limitada y selecta. Debemos preguntarnos: “¿En qué idioma escribiré a la emisora?” y – especialmente en el caso de una emisora pequeña – “¿Espero haber cubierto parte de sus gastos con el cupón de respuesta internacional (IRC, International Reply Coupon) que adjunto a mi informe?” Dicho cupón representa una bienvenida ayuda pecuniaria para mover a las emisoras más pequeñas a que recompensen el informe de usted con una QSL, pero las emisoras más importantes también lo harán sin él. No todos los países del mundo aceptan IRC; este cupón puede obtenerlo en la oficina central de correos de su localidad, y es canjeable por los países de la Unión Postal Universal por uno o varios sellos postales que representen el franqueo mínimo de una carta expedida al extranjero por vía de superficie.

En lo que se refiere al idioma, siempre es útil informar en el idioma empleado en la transmisión escuchada por usted. Nuestro folleto “Escuchando al Mundo” (suministrable a petición) le será de mucha utilidad cuando vaya a informar a emisoras de habla inglesa.

¿Qué datos básicos deberá contener un informe de recepción?

Suponiendo que se ha cumplimentado correctamente un informe de recepción, ¿qué más hay que hacer para obtener una QSL?

393 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *